La fabula (Carolina)

1.1 Introducción

Es una narración breve, de carácter alegórico, con una clara intención moral. Los protagonistas son generalmente animales que se comportan como seres humanos se reflejan en sus vicios y defectos, suelen ir acompañados de una moraleja. Origen Es popular, probablemente oriental, Indio o mesopotámico, de donde posteriormente paso a Grecia. La literatura griega aparece en autores tan antiguos como Hesiodo (S.VIII A.C) o Arquiloco (S.VII A.C) que probablemente tomaron de la tradición popular.


1.2 Esopo: Entre la leyenda y la realidad.

Estas narraciones fueron agrupándose en colecciones y se atribuyeron a un autor concreto. En Grecia este autor fue Esopo, personaje que oscila entre la leyenda y la realidad, en cuya vida existen versiones tan diferentes como poco creíbles.
Se sitúa en S.VI A.C , se lo supone esclavo y originario de Tracia. La tradición hace de el un ser deforme y grotesco, pero dotado de una gran inteligencia, capacidad de observación y extraordinaria habilidad narrativa. Consiguió gran popularidad entre los contemporáneos.
Murió a manos de los habitantes de Delfos que no soportaban sus constantes criticas; su muerte fue vengada por Apolo, que le otorgo fama imperecedera.
Esopo recogió narraciones que eran transmitidas oralmente y que acabaron atribuyéndose a el mismo. Se convirtió en el “inventor” de este genero, hasta el punto de que cualquier fabula griega en la que intervengan animales se la llama ESOPICA.


1.3 Fedro

En la literatura latina el introductor del genero es Fedro. En el S.XVI se hallo un manuscrito con su obra, se convirtió en un clásico y alcanzo la fama que no había conseguido en su momento. También encontramos con fabulas en otros autores como Horacio, en cuyas sátiras aparecen fabulas tan conocidas como: “El ratón de campo y el ratón de ciudad”.


Vida
Caius Iulius Phaedrus vivio en el siglo I D.C durante los gobiernos de los emperadores Augusto, Tiberio y Claudio.
Nació en Macedonia ( Región del norte de Grecia). Llego a Roma como esclavo, pero fue mantenido por Augusto, o eso se deduce en su obra “Cinco libros de fabulas esópicas de Fedro, liberto de Augusto“.
Cuando salieron a la luz los dos primeros libros de su obra, Sejano, el sobrepoderoso ministro de Tiberio, se sintió aludido en alguna de sus fabulas y lo llevo a los tribunales actuando contra el como acusado, juez y testigo. No sabemos a que castigo fue sometido pero si que fue desterrado y se lo prohibió publicar su obra.
Muerto Sejano, Fedro regreso a Roma y reemprendió su actividad literaria con sus fabulas de la roma repleta de vicios de la época, convencido de que a pesar de las criticas su obra alcanzaría la inmortalidad.


Obra
Los cinco libros de fabulas esópicas de Fedro comprenden un total de 145 fabulas. No todas tienen por protagonistas animales, hay anécdotas, chascarrillos de los que pueden extraerse su correspondiente moraleja. El prologo de su libro primero quedan patentes su fuente, Esopo, y su propósito deleitar y enseñar.
El hecho de que empleara el verso delata también una intención artística; sus fabulas constan de un retrato breve y ejemplar y una moraleja, que unas veces precede y otras sigue a la narración central. Su estilo en conciso claro y sin grandes artificios retóricos.