La Filosofía en Roma (Aitor)

Los romanos eran de mentalidad muy practica y de espíritu ligado a las tradiciones religiosas, por eso hasta que la influencia del pensamiento griego del porque de las cosas no les llego, no se cuestionaron ni el origen del universo, ni desconfiaron de los mitos.
Los sistemas que se difundieron por el mundo romano fueron los desarrollados en la época helenística: epicureísmo, estoicismo… Siendo estos los que lograron una mayor difusión ambas ofreciendo una doctrina clara a la práctica esencial para alcanzar la felicidad.

Epicureísmo y estoicismo
Tanto la doctrina de Epicuro como la estoica surgieron en Grecia, en una época marcada por una serie de crisis políticas y desconfianza por la religión oficial. Ambos sistemas prometían aportar soluciones a los problemas fundamentales de la vida humana. Prometían la liberación espiritual del temor y supersticiones, enseñaban que no dependemos del azar ni la fortuna sino de nuestro propio ánimo. Enseñaban a saber vivir.
Pero el camino hacia la felicidad era distinto: Epicuro decía que la vida debía orientarse a la búsqueda del placer, sin embargo, el estoicismo decía que la meta es la virtud.

Difusión por el mundo romano
Al comienzo, la filosofía encontró un rechazo considerable por parte de algunos políticos de ideas conservadoras, hasta tal punto que se llego a prohibir la residencia a filósofos en Roma. Pero gracias a que Atenas envió a Carneados, Diógenes y Filolao, los cuales dieron una conferencia, el interés por la filosofía entusiasmo a los jóvenes. Pero aunque siguió sin calar mucho la filosofía poco a poco se abrió paso, hasta llegar a ser protegida por Escipion, destacando filósofos como Tiberio Graco o Posidonio. La filosofía se difundió junto a la retorica como parte esencial de la alta cultura en los ambientes romanos. Pero sobretodo actuaron como buenos traductores de los filosofos griegos, como Lucrecio que tradujo a Epicuro, o Séneca que tradujo a otros filósofos estoicos, enriqueciendo así la prosa latina.

SENECA
Nació en Córdoba, una de las provincias más ricas y romanizadas. Su padre ha pasado a la historia de la literatura romana como uno de los grandes representantes de la oratoria romana. Actuó en varios terrenos, filosofía, política… Fue desterrado por Claudio, pero después volvió para educar a Nerón hijo de este.
Cuando Nerón llego al poder, convirtió a Seneca en su principal asesor. Después de retirarse por la violencia con la que el emperador actuaba, paso los últimos años de su vida dedicándose a la investigación, la meditación y la escritura de sus últimos tratados de filosofía y ciencia. Condenado a muerte por una supuesta conspiración en contra de Nerón, se suicido cortándose la venas, hecho recogido por Tácito el historiador.
Obras:
Filosofía: Destacan sus “Diálogos” de inspiración estoica, “Epistulae morales ad Lucilum”, de género conjunto de cartas destinadas la publicación donde plantea sus pensamientos de temas variados y “Quaestiones naturales” que recoge el saber de su época sobre la descripción y el origen de los fenómenos meteorológicos, geografía y astronomía.
Teatro: Escribió nueve tragedias retomando temas antiguos pero sobretodo de Eutípides (“Las Troyanas”, “Las Fenicias”)