LAS TERMAS. LA ALIMENTACIÓN


La alimentación:

- Empecemos hablando de la alimentación, se puede distribuir en tres comidas: ientaculum, prandium y cen.

El ientaculum se correspondía con el desayuno, hay que tener en cuenta que el romano se levantaba muy pronto por lo que no era normal hacer comidas copiosas, todo lo contrario, por lo general eran bastante simples y casi siempre tomadas de pie, consistían en pan untado con ajo o sal o sin untar ambos acompañados de un pedazo de queso.

El prandium era al mediodía y una de las comidas que los romanos se saltaban habitualmente, o la única que hacían en todo el día dependiendo de sus posibilidades económicas. El prandium consistía en una dieta a base de pan, carne fría, verduras y fruta acompañada con vino, pero todo ell cantidades moderadas.

La cena romana se producía después del baño al término de la hora Octava o Nona; en ella los romanos tomaban verduras como entrantes en forma de ensaladas o la plancha, y carne o pescado: podía ser carne roja o blanca y la manera de confeccionarla pasaba por los asados aromatizados con hierbas o la carne a la plancha aderezada con habas, coles, espárragos, etc., o pescados diferentes según la época: sardinas, pez espada, etc., finalizados los segundos platos se pasaba a los postres que solían ser frutas de temporada: uvas, manzanas, peras, etc., acompañadas de vino Nomentum.

Es importante aclarar que los romanos no bebían mientras comían, pues consideraban que el sabor dejado por el vino desvirtuaba los diferentes paladares para los platos de la cena, por lo que su consumo se posponía hasta llegados los postres o finalizados éstos, cuando estaban saturados de comida y llegaba la hora distendida de las largas conversaciones entre los invita

220px-Pompejanischer_Maler_um_70_001.jpg
Mosaico hallado en Pompeya

También debemos saber, que en los inicio de Roma, apenas había diferencias en la alimentación entre los ciudadanos, pero con los diversos cambios políticos y los pasos de los siglos fue evolucionando, y por el contrario como en sus inicios, los romanos acabaron degustando la comida tumbados, cosa que por otra parte ha trascendido hasta hoy.

Y por último decir que los productos variaban mucho entre pobres y muchos, pero por lo general, su dieta se basaba en frutas y verduras, en ocasiones, con carnes o pescados y sus productos derivados; la tan famosa dieta mediterránea tiene su origen en esta época.

Las termas


A finales del siglo V a. C. las antiguas estancias de baño asociadas a los gimnasios griegos se perfeccionaron y crecieron en complejidad convirtiéndose en estancias independientes destinadas solo al baño. Estas estancias ofrecían baños de vapor y piscinas frías, templadas y calientes.

En Roma, siguiendo el ejemplo griego, se construyeron estancias similares que pronto fueron del gusto de la ciudadanía. Ya no solo se realizaban los actos de limpieza y relajación, así como aquellos medicinales cuando las aguas tenían propiedades curativas, sino que se añadía un cuidado del cuerpo que incluía prácticas deportivas y un ritual de masajes con diferentes sustancias como esencias y aceites especiales.

Los baños romanos abrían al mediodía y cerraban al ponerse el Sol. En los lugares destinados al baño había departamentos separados para hombres y mujeres; si no había espacios separados, el establecimiento abría unas horas al día para mujeres y otras para hombres, y solo una vez al año las termas eran abiertas al pueblo. En algunas ocasiones, durante el Imperio, se permitió el baño conjunto a hombres y mujeres.

Estancias de una terma:
Las estancias termales eran, dentro de la diversidad, similares en todo el Imperio. Normalmente constaban de las siguientes estancias:
  • Palestra: Patio central al que se abrían todas la demás estancias y se podía prácticar ejercicios físicos.
  • Tabernae: Tiendas adosadas a las salas de baños donde se vendían bebidas y comida, que los vendedores pregonaban a grandes voces entre los bañistas.
  • Caldarium: Baño de agua caliente, elalveus. Era la habitación más luminosa y adornada. En las grandes termas había incluso piscinas donde se podía nadar. En las más pequeñas, el baño se tomaba en bañera o depósitos de agua caliente llamados labra.
  • Frigidarium: Era la sala destinada a los baños de agua fría. En las grandes termas el frigidariumestaba descubierto e incluía entre sus instalaciones una gran piscina donde poder practicar la natación (Natatiae).
  • Tepidarium: Habitación de temperatura tibia que preparaba al bañista para la de agua caliente.
  • Apodyterium: Vestuarios. Habitación próxima al pórtico de la entrada donde los bañistas dejaban sus ropas. Había un banco corrido y en la pared unas hornacinas sin puertas, donde se depositaban las ropas y los objetos personales, que quedaban vigilados por un esclavo.
  • Laconicum: Baño de vapor.

800px-Piscina_de_las_termas_de_Zaragoza.JPGTermas de Caesaraugusta ( Zaragoza )